Se encuentra usted aquí

Inicio | Gastronomía - Platos tradicionales Pirineo aragonés | Gastronomía - Platos tradicionales Pirineo aragonés

Gastronomía - Platos tradicionales Pirineo aragonés

Degustar los platos típicos de la cocina tradicional de los lugares que se visitan, es una de las mejores formas de acercarse al temperamento de un pueblo, ya que es a través de sus pucheros y viandas como mejor puede rastrearse el carácter de sus gentes, su clima, sus costumbres y sus modos de vida.

La cocina de Sobrarbe se compone de una serie de ricos y suculentos platos elaborados con productos de la tierra que componen un amplio abanico de recetas de la gastronomía tradicional; una sucesión de platos típicos, la mayoría propios de la zona y otros similares a los del resto del Pirineo y de Aragón.

El ajoarriero, las sopas de pan con ajo, el bacalao ainsetano, las truchas, el ternasco montañés, el cordero a la pastora, la pierna de cordero mechada, la gallina en pepitoria, el conejo en salsa de chocolate, las patatas con carne, el salmorrejo, la sopa belsetana, los guisos elaborados con carne de caza (jabalí, ciervo, etc...), o los platos realizados con los productos de la matanza del cerdo (longanizas, chorizos, butifarras, patés, morcillas y tortetas); son algunas de las especialidades que usted y su familia podrán degustar en los numerosos restaurantes que existen tanto en Laspuna como en el resto de la comarca.

Sin embargo, el más típico de todos ellos es la chireta, que consiste en tripa de cordero cosida y rellena de arroz con carne, todo ello condimentado con ajo y perejil. Se trata de un producto de costosa elaboración y poco conocido fuera de Sobrarbe que, aunque se elabora y guisa en muchas casas, algunos establecimientos lo venden y, en ocasiones, se ofrece en la carta de algún restaurante.

Por su excelente sabor se recomiendan las carnes de vacuno y cordero de Sobrarbe, plato obligado que se ofrece en todos los restaurantes comarcales, así como las setas, que se han convertido en ingrediente fundamental de exquisitos platos que los restaurantes ofrecen cocinados en forma de revueltos, como acompañamiento de carnes, con conejo, con jabalí o con pollo.

No menos rica es la repostería, entre la que destaca el pastillo de nuez, el pastillo de calabaza o de almendra, el guirlache, el melocotón con vino, o los crespillos, similares a los buñuelos, que dentro tienen hojas de borraja o espinaca.

Visita virtual

Visita virtual

ENTRAR